Islam y Sufismo

Alrededor del año 610 d.C., un hombre llamado Muhammad pasaba el tiempo solo y en retiro en una cueva de Hira, en donde se retiraba con regularidad para huir del alboroto de la actividad comercial de la ajetreada ciudad de La Meca y contemplaba así los misterios de la vida. Muhammad era conocido como «el digno de con­fianza» entre sus amigos y su familia porque era siempre sincero y honesto en sus relaciones y trato con los demás. Fue hacia finales del mes lunar de Ramadán, durante la noche que ahora es conocida y celebrada como la Noche del Poder, cuando las revelaciones del Corán comenzaron a ser transmitidas por medio del Arcángel Gabriel al profeta Muhammad. Él continuó recibiendo estas revelaciones durante veintitrés años. Los versículos eran memorizados y anotados, lo que vino a ser finalmente en el mismo libro que los musulmanes leen en la actualidad.

Además del Corán, los musulmanes poseen los regis tros de la vida y las prácticas (Sunna) del Profeta. Esto incluye aspectos tales como el modo de rezar y la ablución, detalles acerca de cómo realizar el peregrinaje, y muchas otras prácticas que ilustran la creencia en un Único Dios. Se dan también los dichos y hechos del Pro­feta tal y como fueron atestiguados por la gente de la época que han sido transmitidos y registrados. Éstos últimos son conocidos como hadiz y sirven como guía acerca de cómo vivir la fe.

El Islam es la última de las tres religiones Abrahamicas, precedida por el Judaismo y el Cristianismo. Es una religión basada en la revelación que cree en un Único Dios y la guía revelada por Él a los Profetas. Entre los , Profetas del Islam se incluyen a Abraham, a Moisés, a Salomón, a Jesús, y a muchos otros, así como a Muhammad, todos los f cuales han sido enviados para traer el Mensaje a la humanidad de su creación por Dios y su regreso final a Él. La Unidci dad de Dios (tawhid) es fundamental en el Islam.

Los Cinco Pilares del Islam

La primera mitad de la profesión de fe, la shahadah, que los musulmanes recitan muy a menudo en sus rezos, dice «No hay más deidad que Allah». Ésta es una declaración de la creencia en la Unicidad absoluta de Dios. En cuanto a la segunda mitad, declara «y Muhammad es el Mensajero de Allah». Cualquier persona que declara la shahadah es un musulmán, aunque incluso no observe otros deberes religiosos. Éste es el primero de los cinco pilares del Islam. Los otros cuatro son la Oración prescrita cinco veces al día; pagar la Limosna Prescrita Purificadora; ayunar desde el amanecer hasta el ocaso durante el mes de Ramadán; y la peregrinación a La Meca una vez a lo largo de la vida para aquellos que posean los medios suficientes para emprender el viaje. Éstas son las obligaciones rituales del Islam, cada una de las cuales con un efecto espiritual interno para los sinceros: por lo tanto, la fe y la sinceridad son componentes esenciales de estos actos. Asimismo y como añadido, los musulmanes hacen rezos personales conocidos como dua.

La Oración y la llamada ala oración

Las cinco Oraciones diarias realizadas por musulmanes son fundamentales para la práctica del Islam. Después de realizar las abluciones, un preparativo físico en el cual se lavan partes del cuerpo tales como la cara, los brazos y los pies, la Oración comienza e incluye los movimientos y las recitaciones determinados del Corán recitado en el árabe original. Un ciclo de la Oración se denomina un rakah, y un número variado de rakah se realiza durante cada uno de los tiempos de la Oración.

La Oración implica al cuerpo, la mente, y el alma a un acto de remembranza y de entrega en medio de la diligencia de los asuntos diarios. Son solo algunos minutos apartados de las preocupaciones del día los que pueden infun­dir en otras actividades un sentido de paz y de propósito. Los judíos rezan de pie, los cristianos arrodillados mientras que la Oración islámica abarca estas posiciones así como la postración. En cuanto a la configuración de la congrega­ción de la Oración, los musulmanes permanecen de pie y en línea hombro con hombro que simboliza la igualdad de todos los creyentes.

Los tiempos de las Oraciones se calculan según el movimiento del Sol: por ejemplo, el momento de la Oración del mediodía comienza cuando el Sol acaba de sobrepasar su cénit en una localización determinada. Por lo tanto, cambia según las estaciones dependiendo de dónde nos hallemos en el mundo. De este modo, no se da ni un solo momento en el que un rezo no es llevado a cargo a lo largo del mundo. Para recordar a la gente las horas de la Oración, la llamada a la Oración (adhan) es recitada en árabe haciéndola pública desde el minarete. Esto es llevado a cabo por el muecín que es elegido para la tarea basándose en sus habilidades para la recitación así como su buen carácter. El primer muecín fue Bilal, musulmán de color de origen etíope, célebre por su voz hermosa.

El término «Islam» es una palabra árabe que significa paz y sumisión. Un musulmán practicante se esfuerza en someterse incondicionalmente a Dios, alcanzando de tal modo la paz en esta vida así como en el Más Allá. «Mahometanismo» es un nombre inapropiado para el Islam y ofende su mismísimo espíritu.

El Islam es una de las tres religiones Abrahamicas, junto con el Judaismo y el Cristianismo. Como tal, es una religión basada en la revelación que cree en un Único Dios y la guía revelada por Dios a los Profetas. Entre los Profetas del Islam se incluyen Abraham, Moisés, Salomón, y Jesús: por lo tanto el Islam no es una religión nueva sino la culminación y el cumplimiento finales de la misma verdad básica que Dios reveló por medio de todos sus Profetas a cada nación (El Corán, 3:84).

Traducción de la llamada a la oración

Allah es el Mas Grande, Allah es el Más Grande;
Allah es el Mas Grande, Allah es el Más Grande.

Atestiguo que no hay más deidad que Allah;
Atestiguo que no hay más deidad que Allah.

Atestiguo que Muhammad es el mensajero de Allah;
Atestiguo que Muhammad es el mensajero de Allah.

¡Venid a la oración! ¡Venid a la oración!
¡Venid a la salvación! ¡Venid a la salvación!

¡Allah es el Más Grande! ¡Allah es el Más Grande!
No hay más deidad que Allah.

El ciclo de los tiempos de la Oración, que se basa en los ritmos del mundo natural, proporciona un marco para vivir y una fundación para aquellos momentos en la vida que en ocasiones nos alzan y elevan por encima de este continuo espacio/tiempo y nos permite hallar­nos cerca del Ser Divino.

¿En qué creen los musulmanes?

1.Un Único Dios:

Los musulmanes creen en un Dios Único, Incomparable, Misericordioso, Creador Sin Par, Sustentador y Protector del Universo. Los musulmanes prefieren emplear el nombre árabe para Dios, «Allah», porque no posee gramaticalmente ninguna forma plural, ni femenino o diminutivo que se podría asociar a la idolatría (es decir, dioses, diosas o semi-dioses).

2.Los Ángeles

Los musulmanes creen que Allah creó a los ángeles de tal modo que no pueden cometer pecados ni asimismo tienen
sexo.

3.Los Profetas

Mediante la creencia de que Allah ha enviado sus Mensa­jeros y Profetas a toda la gente, los musulmanes aceptan fiel­mente los Profetas bíblicos mencionados en el Corán, entre los que se incluyen a Adán, Ismael, Isaac, Moisés, David, y Jesús (la paz sea con todos ellos).Todos los Profetas eran seres humanos como nosotros pero, siendo modelos de perfección elegidos para su gente, no cometieron ningún pecado. Los musulmanes aceptan a Jesús como Profeta, creen en su alumbramiento vir­ginal, y lo respetan enormemente. Su nombre se menciona en el Corán al menos en un centenar de ocasiones.

4.Los Libros

Creer en los Libros Sagrados de Allah que fueron enviados con anterioridad así como en el Corán en su condición de Palabras ñnales de Allah es uno de los pilares de la fe musul­mana. El Corán fue revelado al Último Profeta, Muhammad (la paz sea con él), por medio del Arcángel Gabriel. Confirmó y concluyó todas las Revelaciones anteriores que fueron enviadas a la humanidad mediante los Mensajeros de Allah. El Corán es un milagro en numerosos sentidos, como por ejem­plo que sus significados todavía tiene aplicación en épocas modernas y que los versículos del Corán nunca contradicen los principios de la ciencia moderna, al contrario, los con­firma.

5.El Destino y el Decreto Divino

Un musulmán cree en el Decreto Divino, que se relaciona con el Poder Máximo de Allah. Esto significa que Allah es Omnisciente, Omnipotente, y Omnipresente. Él posee cono­cimiento y poder para llevar a cabo Sus planes. Allah no per­manece indiferente a este mundo. Allah es Omnisapiente, Justo, Afectuoso, y todo cuanto realiza alberga una sabiduría aunque en ocasiones no podamos llegar a entenderla com­pletamente.

6.La Resurrección

El siguiente versículo explica la importancia de la creencia en los principios de la fe, incluyendo el Día del Juicio Final:
La piedad (y la virtud) no consiste en tornar el rostro hacia oriente u occidente. Más bien, aquel que posee piedad es aquel que cree en Dios y en el Último Día, en los ángeles, los Libros y los Profetas; el que obsequia de su riqueza, con placer y a pesar del amor que siente por ella, a parientes, huérfanos, necesitados, viajeros, mendigos (o los que necesitan un préstamo), para liberar esclavos; y el que establece la Oración y paga la Limosna Puriñcadora Prescrita. Y (son piadosos) aquellos que cumplen los pactos cuando los contraen, son pacientes y perseveran en la adversidad, la diñcultadyla enfermedad y en los momentos más tensos (tal y como la lucha entre la verdad y la falsedad). Esos son los veraces (en su fe) y esos son los que han alcanzado la rectitud, la piedad y la devoción debida a Dios (El Corán, 2:177).

¿Cuáles son los cinco pilares del Islam?
Shahadah (Testimonio)

De los cinco pilares de Islam, el primero es la pro­fesión de fe, la shahadah, una fórmula sencilla que todos los ñeles pronuncian: «No hay más deidad que Allah, y Muhammad es el Mensajero de Allah». Estas pa­labras deben ser pronunciadas con sincera convicción y bajo ninguna coerción. La importanciade este testimo­nio es la creencia de que el único propósito de la vida es servir y obedecer a Dios, y esto se alcanza siguiendo el ejemplo del profeta Muhammad, el Mensajero enviado a todos los seres humanos hasta el Día del Juicio Final.

Salah (Las Cinco Oraciones diarias)

Las Oraciones diarias son ofrecidas cinco veces al día como una obligación para con Allah. Consolidan y vivifican la creencia en Allah e inspiran al hombre ha­cia una moralidad más elevada. Purificanel corazón y previenen la tentación en pos de los pecados y el mal. Se alienta con gran entusiasmo a los hombres musul­manes a que realicen sus cinco Oraciones diarias en congregación en la mezquita. Las mujeres musulmanas son libres de rezar donde sea más conveniente para el­las. Una mezquita, en su forma más básica, es estricta­mente un limpio espacio designado para las Oraciones. Las mezquitas ubicadas a lo largo del mundo han ad­quirido diversas formas arquitectónicas que reflejan las culturas locales. Abarcan desde pabellones separados en China y patios con gran profusión de adornos en la India hasta las grandes cúpulas de las mezquitas en Turquía y las estructuras modernas a lo largo del mundo.

Sawm (Ayuno)

Los musulmanes guardan el Ramadán, el mes de ayuno, no sólo absteniéndose de alimento, bebida, y relaciones maritales desde el amanecer hasta la puesta del sol sino también de las intenciones y los deseos malvados. Enseña el amor, la sinceridad, y la dedicación. Desarrolla una conciencia social sana, la paciencia, la generosi­dad, y la fuerza de voluntad. También ayuda al adinerado
a entender las dificultades de los que sufren de hambre.

Zakah (Purificación de la Riqueza)

La veneración islámica no se limita tan solo al reino espiritual. Las obligaciones materiales se aplican a aquellos que puedan permitírselo. Zakah es el pago anual de un 2’5% de la cantidad total de los ahorros y los bienes comerciales obtenidos a lo largo de un año por un creyente como deber religioso y como purificación de su riqueza. Dicha suma debe abonarse directamente a los sectores más pobres y desfavorecidos de la comunidad. Se requiere de los musulmanes que ayuden a los pobres, a los huérfanos, y al necesitado proveyéndoles al menos una cantidad ñja de dinero para facilitar sus vidas en un intento por conseguir salvarles de la desigualdad. El Islam alienta siempre a los musulmanes a que compartan sus bienes materiales con aquellos menos afortunados. No obstante, la cantidad mínima de dicha ayuda al compartir no es sino dar el zakah.

Hayy (La Peregrinación a La Meca)

Esta obligación debe ser realizada una vez a lo largo de la vida de un creyente si puede permitírselo financieramente y físicamente. Durante los últimos 1.400 años, el milagro islámico de la verdadera fraternidad de todas las razas y naciones ha sido contemplado en acción mientras los musulmanes se reúnen anualmente para la peregrinación, el Hayy, en la ciudad sagrada de La Meca, lugar sagrado en donde se localiza la Casa de Allah, la Ka’ba. Siendo el único lugar de peregrinación así como la dirección a la que se dirige el musulmán para efectuar las cinco Oraciones diarias, la Ka’ba, un antiguo edificio con forma cúbica que data de la época de Abraham, en la actualidad es circunvalada por cerca de tres millones de musulmanes envueltos en vestidos blancos, como cada año, durante el Hayy.

La salvación en Islam

En el Islam, cada ser humano nace libre de pecado: no existe el pecado original. Cada persona es responsable de sus propios actos, y nadie llevará la carga de las demás (El Corán, 6:164). Cada persona es inspirada con el cono­cimiento de Allah y por naturaleza se halla inclinada hacia el Islam antes de su nacimiento. Es por lo tanto nuestra responsabilidad buscar la guía de Allah y mantener nuestros corazones puros y libres de la corrupción. Allah es el juez de todos los seres y criaturas, y nadie tiene derecho a garantizar la salvación o dictar castigo excepto ÉL

Tags: , , , , , ,